domingo, 5 de enero de 2014

¡EL ENCUENTRO!... Un viaje hacia mi sueño.




Queridos Bilbliofilos, hace mucho tiempo que no compartimos nuestros momentos, me apena estar tan lejos de vosotros, pero esta vida acelerada que me esta tocando vivir me impide hacer aquello que más feliz me hace, entre otras cosas, disfrutar de vuestra compañía.
Hoy aprovechando un rato de mis vacaciones, voy a intentar contaros una simpática aventura que viví hace ya algunos meses y que les debo a mis colegas Aikianos.

Como siempre, hagamos de mi despacho un lugar propicio para que las musas me ayuden a interactuar con vosotros en un Viaje hacia mi sueño.


Comenzaban a asomar  los primeros rayos de sol, hoy iba a ser uno de esos días típicos de la época, sol radiante y el mismo calor sofocante de los últimos días de este verano, que dicho sea de paso, estaba siendo bastante inusual.
Pantalón de deporte, camiseta, zapatillas, música y la compañía de Rosa, mi maravillosa perrita.
En cualquiera de los relojes que mirase, eran las 6:30 de la mañana, salimos de casa a caminar como todos los días, pero hoy con una salvedad, con la mirada de sorpresa de Rosa, diciéndome con sus  ojitos de asombro, ¿pero no te das cuenta que horas son?, ¿pero si aún no han puesto las calles? ¿Pero dónde vamos a estas horas mujer?
Con su mirada de sorpresa, hicimos el recorrido de siempre, con pelota y juegos incluidos, disfrutamos ambas como cualquier otro día, a pesar del madrugón.
Ya de vuelta en casa, aplicamos la rutina de siempre, café, tostadas, y la maravillosa compañía de mi chico, charlando de que nos deparaba ese día., tras ese ratito tan maravilloso que es el desayuno, ducha y puesta en marcha hacia la rutina laboral, aunque este día traía consigo un final distinto y repleto de grandes sorpresas y emociones.

Tras una intensa jornada laboral, comenzó la cuesta atrás hacia mi viaje a Barcelona, donde iba a reunirme con mis queridos amigos, Sandra, David y Carles, pero sobre todo, donde iba a conocer a la comunidad Aikiana, de la cual formo parte.

AQUÍ COMIENZA LA AVENTURA DE UNA AIKIANA Y RENFE


Lo que Renfe no me explico el día que compre mi billete de ida y vuelta a Barcelona, era lo especial y distinto que iba a resultar ese viaje con respecto a otros que ya había realizado con dicha compañía, pero además y no nos perdamos ese detalle, sin ningún coste añadido por mi parte... ¡¡¡qué buena gente ésta de Renfe!! Para no faltar a la verdad, tendremos que decir que este viaje ya traía un toque de Sal y Pimienta desde mi propia casa.

Ya en casa comencé con los preparativos, corriendo de un lado a otro como loca, de una habitación a otra, del patio a la casa, de la casa al patio, de nuevo, a la habitación, a otra, una más y vuelta a empezar. Creo que cubrí algún que otro kilómetro, y mi casa, todo sea dicho, es más bien pequeña, os estaréis preguntando ¿que narices hacia corriendo de un lado a otro de la casa?, pues aunque parezca mentira, no intentaba hacer algo de deporte, intentaba encontrar mi maleta, que no era capaz de saber donde la había metido, hasta que recordé que se encontraba en casa de una de mis hijas, con lo cual comenzó el primer dilema de mi viaje, ¿dónde me llevo ahora la ropa? Al final, encontré una bolsa deporte, pero para rizar el rizo, esta tenía un problema, era muy poquita cosa, tan solo una fina tela, de pronto pensé, ¡cuando digas de usar alguna de las prendas que pongas en su interior, te vas a parecer a un Shar Pei!, o perro toalla, a lo cual no estaba dispuesta, comencé a pensar como solucionarlo y eureka, lo encontré, le puse en el fondo a la bolsa una bandeja de desayuno y sobre ella toda mi ropa, esto aunque incomodo, me daba la oportunidad de no parecerme al Shar Pei, con lo cual, el primer problema solucionado, si, no sorprenderos, estáis leyendo bien, primer problema, ya que esto solo estaba comenzando.

Después de carreras, angustias y del calor ni hablamos, ya estaba en la estación de mi pueblo, desde donde iba a tomar el tren hacia mi cita con Aika.

Para no perder la costumbre, el tren llegó con 15 minutos de retraso, pero ahí estaba, ahora tan solo tenía que encontrar el coche 3 y la plaza 14 A. De un lado a otro del tren carreras de nuevo, en esta ocasión, maleta y bandeja de desayuno en mano, en busca del coche 3, que no aparecía por ningún lado, de pronto pensé ¿habrá sido abducido? Bromas aparte, corrí de un lado a otro intentando buscarlo, hasta que me di de bruces con un señor de dos por dos, tipo armario ropero, que resultó ser el revisor, yo le miré sorprendida por su tamaño y preguntándome, ¿dónde narices a estado metido tal ejemplar mientras yo corría de un lado a otro del tren? En fin, le pregunte por mí vagón y me dijo con una amplia sonrisa, que el coche 3 no venía hoy con nosotros, ¿podéis imaginaros la cara de idiota que se me estaba quedando? ¿Cómo? Le pregunte al simpático revisor, yo ya me veía en la cafetería del tren, esperando que a alguien se le ocurriese enganchar el vagón que se les había quedado olvidado en algún lugar. Menos mal que parecía iba a ser algo más sencillo. El coche 3 se iba a convertir en coche 7 y el asiento 14 A en 7 A, ufff, menos mal, segundo problema solucionado.
Llegamos al coche 7 y sorpresa, a ese lugar tan solo le faltaba una cámara para grabar un anuncio de Benetton, China, Marruecos, Francia, El Reino Unido y ahora Xàtiva, todo listo para comenzar las sesiones fotográficas.
Respira hondo y tranquila, todo está bien, me dije a mi misma en ese momento, tienes vagón y asiento. 
Para que este expectáculo de viaje siguiese con su toque de Sal y Pimienta, en el asiento 7 B se había acoplado un individuo con su mesita repleta de papas, Coca-Cola, caramelos y no se cuanta porquería más, pero sobre todo se le había olvidado antes de subir al tren, pasar por eso que todos conocemos y llamamos familiarmente, DUCHA. Este viaje estaba tomando un derrotero que no me estaba gustando nada, pero tan solo podía respirar sobre mi muñeca derecha que tenía un ligero perfume a Ángel y esperar que las horas pasasen lo antes posible. Para no terminar aquí, de la película ni hablemos, no fui capaz de entender ni una sola frase seguida, era más intenso el ruido de fondo que el dialogo, menos mal que traía subtítulos, vuelta a los años 50 pero sin nada de música y sin la presencia de Charlei Chaplin. En fin, ese era el viaje que me había tocado y no podíamos hacer nada, lo único bueno y que me consolaba era que al final del mismo me esperaban dos días Aikianos maravillosos. 
Todo parecía que iba a terminar ahí y el viaje no tendría más sorpresas, jajajaja, que ilusa, no hay tres sin cuatro y estaba a punto de encontrarme, de frente, de cabeza, de cuerpo, de todas las formas pensables, con la cuarta y la más impresionante de todas.

Ahí estaba mí peor pesadilla, en los altavoces del tren. Una voz femenina, pero poco sensual, nos avisaba que el tren iba a parar, “próxima estación, Tarragona” en ese momento mi Whapssa sonó, un amigo me mandaba uno de esos vídeos que corren por las redes sociales, teléfono en mano, me puse a intentar descargarlo con toda la paciencia del mundo, ya que todo sea dicho, mi móvil es de la época de los Picapiédras, cuando de pronto, alguien sin preguntarme siquiera decidió que yo no había cenado suficiente y me invitó a un plato muy especial, sentí como sobre mí y sobre mi móvil caían unas lentejas con arroz, frías como el invierno, no daba crédito a lo que estaba sucediendo en ese momento, ambos nos habíamos convertido, en la porcelana nada habitual para dicho guiso. Intentando prestar atención a lo que estaba sucediendo, escuche una voz que repetía una y otra vez, lo siento, disculpe, lo siento, cuando me giré para ver quien me pedía disculpas, vi a un individuo enorme tirado en el suelo, recogiendo el guiso que no había quedado sobre mí, el tipo intentaba limpiar las cuatro raciones de lentejas con arroz que habían llegado al suelo.
De pronto se levantó y sin mirarme, me volvía a repetir, lo siento y salió disparado por la puerta del vagón número 7, yo no salía de mi asombro, ni había captado como todo el mundo me miraba y nadie me decía ni media palabra, era un silencio sepulcral el que había en el vagón. Miré de un lado a otro y dije, ¿alguien me puede contar que ha pasado?, como por arte de magia, todos arrancaron en un torrente de carcajadas. ¿Qué ha  pasado? ¿De dónde han salido estas lentejas con arroz? Todos, incluida yo, reíamos y reíamos sin saber cómo parar, cuando pudimos calmarnos de dicho ataque de risa, algunos de los pasajeros intentaron auxiliarme, toallitas, colonia para calmar el olor de dicho guiso, y un largo etc.
Ahí comenzó el relato de como yo me había convertido en la porcelana ideal para servir unas nada apetecibles,  "Lentejas con Arroz".

Según me relataron entre risa y risa mis compañeros de viaje, el individuo había colocado en la parte superior del vagón, donde ponemos las maletas de mano, una bolsa de papel que contenía en su interior, un recipiente de comida para llevar, de esas que preparan en los catering de los colegios, con las famosas lentejas con arroz congeladas, que durante el trayecto y con la ayuda de la temperatura del lugar, fueron descongelándose, al cogerlas y yendo como iban en una bolsa de papel, esta se rompió, choco con el bordillo del reposa maletas y Zas, lentejas con arroz por todos lados, pero principalmente, sobre mí persona y la cabeza de la señora de delante.
Esta anécdota nos sirvió para hacer la última hora y media de viaje restante muy divertida, y darme a mí la posibilidad de adquirir a dos posibles nuevas amigas y algún que otro sinergiado.

Bueno amigos, todo acto lleva consigo una reflexión, en este caso nos viene a decir, que todo suceso negativo, tiene su reflejo en otro positivo, o dicho de otra manera, es asombroso ver como las cosas cambian, lo que en un momento nos da una visión oscura, de pronto puede verse multiplicado en luz brillante y positiva, cambiar, no estar, reinventarse… de mil maneras una situación puede sorprendernos, la mayoría de las veces con un sabor de boca muy agradable, las otras un tanto amargo, pero incluso este último tiene el sabio triunfo de la rectificación.

Espero bibliófilos que hayáis disfrutado con esta anécdota de viaje, tanto como yo he disfrutado al escribirla.
Os deseo lo mejor y como siempre, que la vida os sonría y que vosotros le sonriáis a ella.






sábado, 24 de agosto de 2013

UNA PARADA EN EL TIEMPO...






Hola amigos bibliófilos, espero que la vida os siga sonriendo.

Se que recordareis como comienzan siempre mis escritos, eso es... preparando todo un escenario para que las musas hagan su aparición, café, velas, música y el olor de la tinta sobre el papel, hoy he tomado la decisión de hacer todo esto de una forma distinta, frente al mar.
Les he cambiado a las musas su escenario, pero se de ante mano, que hoy se van a encontra dulcemente acogidas por ese paisaje maravilloso que es la Albufera Valenciana.
Fue el lugar ideal para inspirar a una de las plumas de renombre de nuestro país, al famoso Vicente Blasco Ibáñez, de un calibre sin igual en la literatura valenciana.
Recuerdo unos de sus libros, donde ya desde una edad temprana me enamore de ese lugar, no estaba en mi pensamiento pasar largas tardes navegando por su lago en ese entonces, pero mira como es la vida, el mismo lago que hace años me enamoró y saco mis primeras lagrimas con la lectura, hoy es el paisaje ideal para que de la pluma de una inexperta, salgan algunas lineas con una millonésima imagen a Cañas y Barro, que ilusión si se diese algo así, pero me conformaré con el sueño de que pueda pasar.

Ya posicionada en el lugar adecuado, con el graznido de las gaviotas, el olor a salitre y a hierva mojada, vamos a comenzar con un largo recorrido hacia atrás en el tiempo. ¿Como os lo explico?




Hace mucho tiempo que no publicaba nada en el blog, el extres y la falta de tiempo me ha ido impidiendo volcar mis pensamientos sobre estas lineas ficticias de papel o mejor expresado seria, sobre el papel virtual que es la pagina de mi blog.





Pero lo que no consiguió el extres y la falta de tiempo, fue que sobre las páginas antiguas de mi agenda y como si de un diario se tratase, fuese escribiendo día a día.
Lo hice con la idea de que cuando el tiempo me lo permitiese, colgaría esos pensamientos, y como todo en la vida tiene su momento, el de mis escritos ha llegado hoy.





El trabajo me ha dado un respiro y me he puesto manos a la obra para dar imagen y color a esos pensamientos sobre papel, no olvidados en el tiempo. He rebuscado en mis ideas introduciendome en el baúl de mis pensamientos, donde guardo todo aquello preciado para mi, donde están mis sentimientos, mis momentos, de alegría, y de no tanta alegría, de ilusión, de placeres... donde el tiempo no pasa, ahí, en ese baúl he encontrado todo lo necesario para hacer de las entradas reservadas en el tiempo, un placer para el lector.


Con ello quiero dar a todo aquel que quiera, la oportunidad de pasar un rato agradable leyendo los pensamientos de una aprendiz en la escritura.

Espero que disfruteis tanto leyendolos, como yo los he disfrutado al escribirlos.

Os deseo lo mejor... que la vida se os presente con el color que deseéis.

Y sobre todo no os olvideis de SONREIR y de SOÑAR.


OS DEJO CON LA DULZURA DE LA MUSICA Y EL PERFUME DE LA ROSA
DISFRUTARLO... MERECE LA PENA.



CON SAL Y PIMIENTA





¡¡¡¡Buenas tarde queridos bibliófilos!!!!

Espero que la semana os halla sido fructífera y que el fin de semana se presente repleto de grandes emociones…

Hoy para cerrar una semana con todo tipo de sensaciones, os dejo con un escrito que tiene entre sus líneas unas pinceladas de humor.
Si os soy sincera, en esta ocasión habría cambiado los papeles de los personajes, pero para que no se me despiste la audiencia, y le falle la falta de entendimiento, dejaremos el acto lo más tradicional posible, conociéndose como tradicional, a esa imagen familiar, donde el hombre es todo tranquilidad y la mujer pura histeria.

Pero como siempre os dejo en un ratito con un razonamiento entre las líneas del escrito sobre la vida y la persona, ¡¡¡encontrarlo!!!



Pero sobre todo, entendamos que lo único que se pretende con estas líneas llenas de humor, es despedir la semana con un toquecito de sal y pimienta




Ya muchos de nosotros nos encontramos en ese momento maravilloso donde aparece en nuestro rostro el mensaje de…

.-¡¡¡¡nos vemos el lunes!!!!

Pero como siempre ahora comienza el…

.-¿¿¿¿que hacemos este finde????

Ciertamente no se si es la época del año en la que me encuentro, o la edad, o el no se que, que me hace actuar de una forma distinta a otras épocas del año, al menos yo en invierno, quiero recordar que no estoy tan espitosa, ¿o si? Por favor que mal llevo el tema de la memoria, esto si que me da que pensar que tiene que ver con la edad…

La realidad a la que quiero llegar es saber si soy yo la única que abarca a mi pareja sin dejarle respirar o hay alguien más por ahí que haga algo, al menos parecido.

Nos ponemos en situación para ver si encuentro a mi homólog@ en algún lugar del ciberespacio:

Viernes tarde, nos despedimos de los compañeros de trabajo y comenzamos el regreso a casa con dos días de relax por delante y dos temas rondando por nuestra cabeza.
.- que guay ya es viernes tarde, ahora tengo que dejar de pensar en el trabajo y disfrutar de estos dos días de descanso, que sin montar un precedente, pero esta semanita a sido de aúpa, me he ganado el descanso a pulso…
.- pero menudo dilema, ¿que narices hacemos el finde?, limpiar, ir de compras para la semana, ordenador con redes sociales, cervecita en casa, sofá, o muy al contrario, playita, amigos, cerve, fiesta, etc. Uffff lo dicho, menudo dilema…

Bueno no hay problema, lo dejamos así y en cuanto llegue a casa, pongo el dilema sobre la mesa y lo resolvemos en un santiamén…

(Sin lugar a dudas, pregunta que le hacemos a nuestra pareja nada mas entrar a casa, hay mil circunstancias para estudiar este acto, pero yo os pongo ese ejemplo que todos sabéis os voy a poner… pero por supuesto, añadiendo a la historia una dosis doble de SAL Y PIMIENTA.)

Pongámonos en situación para entender el primer acto de la película y describamos con pelos y señales lo que la protagonista de la historia, se encuentra al llegar a casa una tarde de viernes…



Sofá, cerveza, cacahuetes, televisión y si se tercia cigarrillo en mano, acompañado de un perfecto atuendo, pantalón corto, camiseta de tirantes y zapatillas de dedo, por supuesto sin olvidarnos del aire acondicionado, ahora si, listos el escenario para hacer del viernes por la tarde todo un placer, ah, todo esto de la mano de un señor, tumbado y relajado en su área de descanso, en su particular espacio privado e intransferible.


Alguien entra en casa y se escucha…

.-Querido ya estoy aquí, con un portazo que hace casi peligrar el tapizado del sofá, por culpa del derrame de un liquido amarillo y refrescante apoyado sobre una pequeña mesita de tea.
.-Uffff, por fin es viernes que bien, ¿¿me das una caladita y un traguito de tu cerveza??” (si os pudiese dibujar un bocadillo, os pondría dentro del mismo, si, si, pero te podías fumar TU cigarrillo y tomarte TU cerveza, no??? Y déjame a mi disfrutar de lo que era MIO hasta que entraste por la puerta, que después de ese portazo, supongo me tocara llamar al carpintero.)
Pero si omitimos todo esto, encontraremos una sonrisa maravillosa y un:

.-Claro que si amor mío, toma… ¿que tal te ha ido la tarde?

Pregunta equivocada querido amigo, ya que a continuación y sin dejar que este señor que hasta hace un nano segundo estaba en la gloria respire, ella toda llena aun de energía le dice:

.-De perros que te cuento una locura como toda la semana pero ya se termino Con respecto a esto yo quería preguntarte ¿que vamos a hacer este finde? sabes yo estaba pensando en ir el sábado de compras que necesitamos un montón de cosas que luego te cuento y el domingo a la playita todo el día el sábado he pensado cenar en un restaurante que me han dicho que es un lujo y el domingo por la noche podemos ir a ver esa peli al cine que tu querías ver ¿¿¿te parece bien???...
(imaginaros, ella esta roja, rojísima de no respirar nada mientras le suelta la retahíla completa del finde, ni comas, ni puntos, ni una sola respiración. Y el rojo de verla a ella con ese ímpetu y sobre todo de pensar la que le espera ese finde, quiera, o no)

.-Pues la verdad cielo no se que decirte, (le comenta el con una voz apenada y llena de sarcasmo, esperando que ella capte la indirecta) porque desde el sofá todo eso ya me ha agotado, no me quiero ni imaginar que será ponerlo en marcha.

.-Bueno amor tu tranquilo no se hable mas del tema lo hacemos así como te he dicho ya lo organizo yo tu descansa… me cambio y nos tomamos otra cerveza ¿vale? ve preparándola mientras tu por favor…
(ciertamente, no solo no capto el mensaje de su marido, sino, muy al contrario siguió con su retahíla de cosas para hacer)

En fin, mas o menos así seria una de esas series que ven mis hijas en televisión y que dices.
.-“eso no puede ser verdad” pero!!!!! No se yo ehhh…



Espero que estas cuatro palabras puesta con ese toque especial de sal y pimienta y sobre todo mucho amor, os hagan sonreír, ya que ese y no otro, es el sentido que llevan con cada punto y coma.




La vida esta hecha para ser disfrutada en cada una de sus fases, por ello, no perdáis ni una sola oportunidad que se os ponga por delante, disfrutar, volver a disfrutar y si os queda tiempo, seguir disfrutando.

Pero sobre todo hacerlo con una amplia SONRISA, ya que es la fuerza vital que nos mantiene vivos.

Pon un toque de color y algo de música a esta historia y veras reflejado en sus líneas, algo más…

Hasta pronto bibliófilos…





CERRADO POR VACACIONES





Hola queridos amigos bibliófilos, ¿¿¿¿como os va la vida????


He hecho un pequeño repaso por los renglones de las redes sociales y veo que las vacaciones también hacen mella en sus paginas, es como que por ahí también ponemos el letrero de “Cerrado por vacaciones”…


Me he parado un poquito y creo que también es necesario poner ese maravilloso letrero aquí, creo que tenemos que aprender a desconectar de todo, inclusive de las redes sociales, blogs, etc. porque si nos paramos y pensamos un poquito, descubriremos que esto también nos estresa, con lo cual, mis más sinceras felicitaciones a todos aquellos que son capaces de apagar, ordenador, móvil, Tablet, cualquier dispositivo electrónico con datos que le mantenga pendiente de que dicen o hacen los demás… 

¡¡¡FELICIDADES!!!


Bueno amigos, yo de momento, no puedo colgar ese letrero en mi vida laboral, ya que las vacaciones me miran de lejos y me dice…


¡¡¡¡¡El próximo año será!!!!!




Así pues, os prometo seguir dedicando a todos esos minutos al final de mi día, ya que me dan la fuerza y me ayudan a seguir en contacto con esta vida maravillosa repleta de grandes amigos cibernauticos y no tan ciber… aunque eso si, espero que vosotros no los leáis hasta la vuelta de las vacaciones.

Lo dicho bibliófilos, nos vemos en el próximo capitulo de mi blog, donde lo que se escribe es todo un secreto, ya que ni yo misma se que va a salir cuando, café, música y relax en mano, me pongo a redactar lo que espero sea todo un placer leer para mis seguidores.

Nos vemos pronto…

Ah, y no os olvidéis de SONREIR, ya sabéis que es la chispa de la vida.


Y FELICIDADES A TODOS LOS QUE OS VAIS DE VACACIONES...


¡¡¡¡¡LAS TEMPERATURAS DEL VERANO!!!!!






Hola amigos bibliófilos, ¿como vais? ¿qué cara le estáis poniendo al verano?

Pues yo tampoco es que tenga mucho que contaros hoy, tan solo que es fiesta en mi pueblo y eso me ayuda a tener unos días libres, nos hemos cogido el puente completo, que nos hacia falta, así pues, libros, sol, amigos, cerveza, y un largo etc. que nos hará volver el martes con las pilas recargadas.

Que os cuento de este verano que según parecía iba a ser el menos caluros. 

Pero reflexionemos un poquito y pensemos que eso de menos caluroso será según donde te encuentres y que andes haciendo, como siempre.



Si uno esta en la playa bajo una amplia sombrilla, libro en mano y cervecita en la otra, el calor es, ¿como diría yo?… algo así como un amigo que hace tiempo que no ves y que te resulta todo un placer compartir con el tus días, y no paras de decirle lo bien que te sientes en ese momento.


Pero si por el contrario, uno esta currando con un sol radiante y a una respetuosa temperatura de 38º y sensación térmica de 45º, mejor me reservo lo que le diría yo al amigo de antes.



Pero así somos los humanos… si hace frio nos quejamos porque no llega el veranito y cuando llega el veranito y no trae consigo, terraza, amigos, refrescos (o alcohol al gusto) picoteo, playa o piscina, todo ello rehogado con altas horas de conversación sobre la vida y el corazón, pues como que queremos que vuelva el invierno, con sus mañanas de domingo, con chocolate y churros y las tardes de cine y palomitas… haber si nos ponemos de acuerdo de una santa vez, que somos como el perro del hortelano… es como si pudiésemos cambiar la temperatura ambiente según nos plazca, pues no amigos, eso, no se puede hacer, así que, ya sabéis, que hace calor, pues bien venido sea, a disfrutar del mismo, que hace frio, pues bienvenido también. ¿Que quiero deciros con toda esta reflexión que os estoy haciendo?, sencillo, muy sencillo, que disfrutemos de la vida y de cada unos de los momentos que se nos presenten delante, sean del color o la temperatura que sean… SEAMOS FELICES CON ELLOS.

En fin amigos blogueros, disfrutar del apacible o no tan apacible calor del verano, que si lo analizáis bien, tiene ese no se que… que nos hace sonreír más de lo normal y nos reflejamos en los espejos con más glamour que en invierno… pieles morenas, piernas y brazos al aire, escotes de vértigo… y un amplio etc.

La vida esta repleta de gratas sensaciones… aprovecharlas todas.

Y sobre todo… no os olvidéis de SONREIR, porque eso hará más apacible, cualquier temperatura con la que os encontréis.

Que la vida y los dioses os sonrían…



DISFRUTAR DEL VERANO... OS LO HABEIS GANADO